Felicidades por esa bendición.


Bendiciones… ¿Quién no ha rogado por ellas?, ¿quién no ha experimentado unas cuantas?… No hay nada más hermoso que recibir bendiciones y deseos de bendiciones por parte de otras personas, y mucho tenemos unas cuantas bendiciones que perduran, y posiblemente perdurarán por toda la vida. Sí, nada más hermoso que una bendición, aunque, bueno… En este siglo creo que la palabra ha recibido una pequeña, diminuta y poco importante deformación.

“Felicidades, amiga, por esa bendición que llevas en tu vientre”

¿Quién no ha dicho o escuchado dicha frase? Posiblemente hasta se las han dicho a unos cuantos de los que lean ésto, sí, a ti, pendejo, no te hagas el webon conmigo, sé que la has recibido (omite ésto en caso contrario). Pero en fin, realmente esa frase no es lo que aparenta ser… Seamos un poco honestos, todos sabemos cómo ha sido la einvolución en el transcurso de este hermoso siglo XXI, todos sabemos cuán inteligente, cautelosa, respetuosa, recatada, y prudente es nuestra generación ‘Y’, la cual es ‘la mejor de todas’… “Rumbas”, desacato a la ley, irrespeto hacia las generaciones anteriores, drogas y alcohol everywhere, modas completamente carentes de sentido común, y sentido por el gusto y todo lo que es agradablemente estético, pero bueno, es otro tema aparte… ¿Lo más simbólico de nuestra generación qué es? Vamos, yo sé que tú sabes que yo sé que tú lo sabes… Dilo, no tengas pena, ni miedo a equivocarte… Lo que nos simboliza es…………………………………………………

\o/ ¡SEXO SIN PROTECCIÓN! \o/

 

Así es, y es debido a este acto tan simbólico, sin el cual no seríamos la generación que somos, es que se han debido hacer unas cuantas transformaciones, y una de las transformaciones más radicales, y que, por lo menos a mí, más me ha impactado, es la transformación del concepto de “Bendición“… En épocas anteriores una bendición era que un muchacho estúpido saliera de las drogas, terminara sus estudios con perfectas calificaciones a pesar de un montón de problemas que éste sufrió en el transcurso de su año escolar, una beca para una de las mejores universidades del país, ganar la lotería, obtener un ascenso, montar tu propio negocio, celebrar el cumpleaños nro. 90 de tu madre/abuela, o quedar embarazada después de 5 intensos años de intentos y tratamientos costosos con tu esposo/a, con quien tienes una hermosa vida hecha y viven de aquel empleo por el que tanto han luchado y mantienen con una actitud de lucha y perfeccionismo en lo que hacen.
Pfffffffffffffffffffffffffft… ¿Esas estupideces eran bendiciones? Mi generación se burla de ustedes. Hablemos un poco de esta bendición que prolifera de manera impresionante: los condones rotos.

Así es, hoy en día es una bendición usar un condón roto, o bueno, no, también hay otras bendiciones alternas: olvido de pastilla anticonceptiva, carencia de Postinor en las farmacias, carencia de dinero y exceso de ganas de coger en una situación que se te presentó de manera inesperada que no puedes dejar pasar, condones olvidados en carteras que pasan más de 3 meses tiradas en un ambiente con temperaturas entre los 34 – 37 ºC… En fin, un embarazo precoz.

Y es que se hace imposible ignorar el hecho de que a cada momento ves una hermosa bendición creciendo en el vientre de una “mujer” hecha y derecha que ronda entre las edades de 15 – 19 años.

Y el hecho de escuchar en cada hermoso babyshower o reencuentro de grupo, o hasta leer en comentarios de Facebook el típico “felicitaciones por esa bendición. Mis mejores deseos.”, no sé, me ha hecho cuestionarme últimamente que tal vez Dios se está manifestando más en la tierra😀 dejando bendiciones en cada cartera o farmacia carente de condones y pastillas anticonceptivas. Definitivamente Dios ama a esta generación más que a las anteriores, y no puedo imaginar la cantidad de bendiciones para la generación que nos sigue. Algo realmente hermoso y majestuoso, de verdad. Pero vamos, generación, seamos un poco más diferentes, creativos y cambiemos la frase, no el significado, ya basta de usar esa frase tan generación X para abajo. Ahora usemos nuestra propia felicitación, así que yo propongo ésta:

“Felicitaciones, amiga, por no haberte cuidado y ahora ser una madre prematura que dará a luz a un niño que crecerá en un ambiente no tan apropiado ya que no tienes una vida hecha y tu pareja tampoco, y posiblemente sean una familia disfuncional ya que ustedes son sólo dos adolescentes o ‘adultos jóvenes’ que simplemente tuvieron un momento hormonal muy serio y fuerte y se mantendrán unido por la situación y luego se terminarán dando cuenta de que arruinaron su juventud y que se sumaron a la espalda una responsabilidad muy grande para ustedes ya que no habrán terminado de experimentar muchas cosas que ya no podrán, por lo menos hasta que uno de los dos decida vivir su vida y mandar todo a la mierda dejando al otro con toda la responsabilidad del niño, el cual crecerá carente de presencia maternal o paternal dependiendo de quién se vaya. De verdad, amiga, te felicito. Mis mejores deseos para ti, porque de verdad los necesitarás”

Creo que no hay frase más hermosa que esa. Creo que no hay bendición más hermosa que la expuesta en dicha frase. Creo que nuestra generación realmente tiene serios problemas al considerar aquello una bendición, y creo que me asusta un poco pensar en el futuro de las generaciones siguientes. Pero bueno, una cosa que sí es admirable de nosotros, los hombres, es que nosotros sí somos sinceros y afrontamos las cosas como realmente son, así que por eso sabemos que un compañero caído no necesita un montón de felicitaciones que lo hagan creer que realmente fue bendecido, no, nosotros no queremos que un compañero tome como salida recrear en su mente una falsa felicidad que tape todo el mierdero que le ha caído encima por no bombear ni un poco de sangre a la otra cabeza, por no haber dejado ese 1% de sangre que es LEY mantener en el verdadero cerebro, nosotros sí llegamos con cara de pena, dolor, angustia y lástima y decimos “coño, marico, la cagaste seriamente, pero qué más, te toca afrontar tu mierdero. Lo más que puedo hacer es brindarte las curdas para que olvides la mierda por un día, y si hay chance otro día, bueno, felizmente se compran otras curdas. Pero de pana la cagaste, y lo peor es que la caraja es fea. Pero bueno, marico, sabes que soy es pana tuyo y contigo pa’ lante, bro. Si quieres llorar, por esta vez se deja a un lado el chalequeo. Mis condolencias para ti, hermano.”

ESO SÍ ES AMISTAD, CARAJO… UNO NO LE JODE EL CEREBRO A UN AMIGO CON ESCAPES FANTASIOSOS DE LA HORRIBLE REALIDAD, SABIENDO QUE LA VAINA ESTÁ BIEN JODIDA HASTA PARA COMPRAR UN MAMAGUEVO PAÑAL.

Para aquellos hermanos caídos: mi sentido pésame.

Para aquellos que tienen una oportunidad: hermanos, no la caguen… Piensen… Sean conscientes y considerados con ustedes. ¡Ámense a ustedes mismos!.

Mujeres: dejen de ser hipócritas todo el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s